Noto la piel deshidratada, ¿cómo debo cuidarla?

¡Su lucha también es nuestra lucha!
30 septiembre, 2019
Cómo cuidar la piel ante los tratamientos contra el cáncer
15 octubre, 2019
Mostrar todos

¿Últimamente notas tu piel acartonada, tirante, que se irrita con más facilidad y que ha perdido su luminosidad? No hay ninguna duda, la piel de tu rostro está deshidratada. Pero no te preocupes, puedes revertir la situación siguiendo los consejos de nuestros expertos.

Si notas que en estos último días tu piel está más tirante y acartonada de lo normal puede que sea porque no tiene sus reservas de agua en niveles óptimos. Esta pérdida de agua se traduce en irritación, descamación y una pérdida de luminosidad que no sólo apaga la vitalidad de tu rostro, sino que también te echa años encima. Pero no todo es negativo. Lo positivo de esta situación es que tiene solución. La deshidratación dérmica es un episodio pasajero no crónico, que puede revertirse. Así que no desesperes, tu piel puede ser la de antes… siempre que sigas una serie de indicaciones y rutinas de cuidado facial.

Causas de la deshidratación de la piel

Para entender mejor qué soluciones podemos aplicar para acabar con esta situación es importante que entendamos qué factores la causan. Para ello, lo primero a tener en cuenta es no confundir una piel deshidratada con una de seca. ¿Cuál es su diferencia? En el primer caso, se trata de una situación temporal en la que el organismo posee un nivel bajo de reservas de agua. En el segundo caso, se debe a una falta crónica (o lo que es lo mismo, permanente) de falta de lípidos, las moléculas encargadas de mantener la hidratación cutánea todo el tiempo. 

Al tratarse de situaciones distintas, la forma de tratarlas también debe ser diferente. En una piel deshidratada buscaremos mejorar la hidratación del organismo. En una dermis seca, proteger la piel para mantener la hidratación el máximo tiempo posible. 

Si hablamos directamente de causas, la deshidratación puede vincularse de forma directa con el estrés, la mala alimentación, vivir en una zona de extremo calor o la falta de ingesta de agua.  

¿Cómo tratar la piel deshidratada? 

Como te acabamos de explicar, la deshidratación es un episodio temporal que no depende del tipo de piel que se tenga, sino de causas externas. Por ello, todos los tipos de piel son susceptibles de atravesar por esta época, tanto las más grasas como las más secas. Sin embargo, el tratamiento a seguir y las necesidades a cubrir sí que serán distintas. 

En pieles secas, recomendamos apostar por formulaciones ultra-hidratantes que no contengan ingredientes agresivos para dermis como es el caso de la Crema facial nutritiva de la línea Vitamin Forza C. Indicada para las pieles más secas, se trata de una crema facial nutritiva con Rosa Mosqueta (con un alto contenido en Vitamina C) y Manteca de Karité (activo de gran poder hidratante) que nutre regenera y repara el tejido cutáneo. 

En pieles mixtas, es mejor apostar por cremas de textura ligera que, por una parte, nos hidrate las zonas más secas del rostro y, por la otra, no deje grasa la zona T. En este sentido te recomendamos nuestra Crema fluida hidratante regeneradora de Vitamin Forza C, una crema de textura ligera y efecto mate especialmente pensada para pieles deshidratadas y con falta de luminosidad. De acción hidratante, su extraordinaria fórmula potenciada por las ceramidas (consideradas el cemento que une las células de nuestra piel y evita que éstas pierdan el agua) y colágeno marino aumenta la capacidad de retención del agua sobre la piel. 

Por último, en pieles con tendencia grasa o acnéica es mejor utilizar productos de textura muy ligera como la Crema diaria Prebiótica de la línea Essential Reload. Esta emulsión fundente no grasa refuerza el sistema de defensa natural de la piel. Su combinación de activos mantienen la hidratación hasta 24h, aportando una sensación de bienestar inmediato y duradero. Regenera y protege todo tipo de pieles, en especial las más sensibilizadas.

Otros consejos extras que te recomendamos seguir son los de beber de un litro y medio a dos litros diarios para hidratar las células desde el interior y utilizar mascarillas hidratantes, como mínimo, una vez a la semana. En este caso, la Mascarilla tratante prebiótica de Essential Reload hidrata, equilibra y repara la piel, devolviéndole su resplandor y bienestar. Puedes aplicarla, sin problemas, en el rostro, cuello y escote. 

Si sigues los consejos de nuestro expertos notarás la mejoría desde el primer día. ¡Tu piel volverá a ser la de antes!

Y si estás interesada en artículos como Noto la piel deshidratada, ¿cómo debo cuidarla? o quieres estar a la última en las tendencias que se llevan, conocer trucos diarios para cuidar tu cabello o como lucirlo a la última, no dudes en seguirnos en nuestras páginas de  Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Pinterest.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *